Mujeres tapatías crean redes de autoprotección

Desde hace un mes, un grupo de mujeres se organizó para fortalecer el uso de las aplicaciones móviles, que les permitan acompañarse, tomar medidas preventivas ante cualquier situación de riesgo y apoyarse cuando ocurra alguna emergencia. 

A través de WhatsApp se crearon tres grupos, y en particular uno de 250 mujeres de diferentes puntos de la metrópoli. “Lo que tienen en común estos grupos es querer estar más seguras”, subrayó Citlalli Murillo, del colectivo Calle sin Acoso. Aunque ya muestran signos de saturación, recomendó a las interesadas enlazarse a través de su página en Facebook, con la intención de que sigan las instrucciones para darse de alta y evitar la incorporación de personas que contaminen las redes.

De acuerdo con el Estudio de Percepción sobre la Violencia Comunitaria del Instituto Jalisciense de las Mujeres, en los ocho municipios donde se emitió la alerta de violencia en Jalisco, el 71% siente un grado de inseguridad al caminar por sus calles. 

Con ese contexto, la propuesta de fortalecer las redes de autoprotección surgió tras el asesinato de la joven Mara Fernanda Castilla, ocurrido en Puebla, presuntamente por el conductor de una unidad de servicio de taxi ejecutivo. Por eso los grupos nacieron de forma espontánea y en la Ciudad de México y el Estado de México también se cuenta con éstos, los cuales se han ajustado por las diversas opiniones frente a lo que se considera una emergencia. Algunos ya han establecido reglas para su operación, compartidas vía Facebook.  

LEE TAMBIÉN: Generarán un mapa para ubicar zonas de mayor acoso a las mujeres

La presidenta del Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer (Cladem) en Jalisco, Guadalupe Ramos Ponce, quien forma parte del grupo integrado por 250 mujeres, subrayó que ha servido para dar acompañamiento en los traslados. Además, Ana Elia Álvarez, quien es actualmente administradora del grupo, apuntó que también han apoyado a chicas con problemas de violencia en sus hogares. 

El Estudio de Percepción sobre la Violencia Comunitaria reveló que siete de cada 10 mujeres de Tlaquepaque, Zapopan y Guadalajara consideran que la casa es el lugar donde sufren mayor violencia, mientras que en Tonalá, Tlajomulco y Puerto Vallarta, tres de cada 10 piensan que es en las calles. 

Citlalli Murillo añadió que hay aplicaciones de seguridad personal, como bSafe, que permite compartir los trayectos con personas de confianza para que estén al pendiente. Es otra recomendación para la autoprotección.

Por su parte, la titular del Instituto Municipal de las Mujeres Guadalajara, Malena García, opinó que es importante identificar y fortalecer las vías de la sociedad civil para la autoprotección, por ello se les brinda apoyo y asesoría, “sin descuidar que es responsabilidad del Estado la seguridad”.

LEE TAMBIÉN: Policía de Guadalajara lanza línea para reportar acoso callejero

Reportan 12 casos de acoso callejero al mes

En Guadalajara, las autoridades reciben en promedio 12 reportes por acoso callejero al mes, informó la presidenta del Instituto Municipal de las Mujeres, Malena García. 

El acoso callejero se presenta en todos los espacios, es una realidad para todas las mujeres

Subrayó que se tiene especial atención en este problema, el cual es violencia y es sancionable: “Consideran que el piropo o el mal conocido piropo, es una conducta que nos gusta a las mujeres”. 

Los principales sitios reportados son las obras de construcción, talleres mecánicos, y autolavado; las salidas de preparatorias y centros universitarios, en donde ya se implementa un programa de senderos seguros, así como el transporte público (incluido Tren Ligero y Macrobús). 

Algunas de las colonias con mayor concurrencia son el Centro, Miravalle y Echeverría. “Es importante acotar que el acoso callejero se presenta en todos los espacios, es una realidad para todas las mujeres que en alguna medida hemos sufrido acoso callejero”.

Ante cada reporte, en colaboración con la Policía Municipal, el Instituto acude al lugar de los hechos para hablar con el supervisor de la obra o los gerentes de los negocios, con el objetivo de brindar una charla informativa y un apercibimiento a los trabajadores en general, pues en la mayoría de los casos la víctima no puede identificar al agresor, “porque el acoso fue de varias personas”. 

La funcionaria acentuó que las faltas administrativas ya se tienen establecidas en el Reglamento de Policía y Buen Gobierno del Ayuntamiento. Además, el acoso es delito. 

En el reglamento se tienen tres faltas administrativas que pueden encuadrar el acoso callejero. La primera es asediar a las personas en el espacio público (multa de 5 a 12 días salarios mínimos y 24 horas de arresto); la segunda, agredir verbalmente (5 a 12 días de salario mínimo y 36 horas de arresto), y la tercera, molestar en la vía pública (5 a 12 días de salario mínimo y 24 horas de arresto). 

Además del trabajo que se realiza con el resto de las instituciones y la sociedad civil, el Instituto imparte cursos de defensa personal (una de las sedes son las instalaciones del Instituto). Se imparten todos los viernes de 16:00 a 18:00.

Entre las acciones de apoyo que el Instituto Municipal de las Mujeres de Guadalajara brinda a las interesadas están cursos de defensa personal. EL INFORMADOR/Archivo

“Lo que sirve es organizarse y confiar entre nosotras”

Activistas y mujeres preocupadas por la inseguridad que se vive en sus ciudades, principalmente en la Zona Metropolitana de Guadalajara, coinciden en la necesidad de mantener vías de comunicación que les permitan brindarse acompañamiento y tomar medidas de prevención. 

El crear grupos vía WhatsApp, aunque en su mayoría no se conozcan, es para estar al pendiente de las situaciones de riesgo a las que se enfrentan a diario, principalmente en la calle, coincide con lo revelado en el Estudio de Percepción sobre la Violencia Comunitaria, que presentó el Instituto Jalisciense de las Mujeres (IJM).  

En el diagnóstico realizado a mujeres que viven en los ocho municipios en donde se emitió la Alerta de Violencia: Guadalajara, Zapopan, Tlaquepaque, Tonalá, Tlajomulco, El Salto, Ameca y Puerto Vallarta, arrojó que a pesar de que éstas no se involucran en resolver los problemas de su colonia, muchas de ellas participan en grupos de distinta índole. 

“Este es un dato interesante que muestra que una mayor cultura y/o conciencia cívica nace en las mujeres con el sentido de transformar su entorno. Las mujeres se implican cada vez más en los problemas de su vida cotidiana”.
 
Además, la mayoría de las mujeres encuestadas respondió que se comunican por redes sociales, principalmente WhatsApp y Facebook. 

Citlali Murillo, del colectivo Calle sin Acoso, comentó que hace poco más de un mes comenzó a ser agregada a algunos grupos, que tienen estas finalidades y decidió replicarlo en redes sociales para que más mujeres creen estas redes de autocuidado, “lo que sí sirve, es organizarse entre mujeres, aunque no se conozcan, y empezar a confiar en nosotras”. 

Ana Elia Álvarez, quien es la administradora de un grupo conformado por más de 200 mujeres, remarcó que actualmente funciona muy bien, pues reconoció que al principio fue complicado. 

Para que se formen nuevos grupos, apuntó, lo importante es que tengan un objetivo en común y que sea claro, “luego el grupo se va poniendo de acuerdo con las reglas”.El acoso mayor presencia en las zonas donde hay construcciones, talleres mecánicos, salidas de preparatorias, centros universitarios y transporte público. EL INFORMADOR/Archivo

Otra opción para que funcione es que se capaciten e investiguen qué se debe hacer ante una situación de emergencia, además de estar alertas y pendientes de alguien más, “y la otra, (tener la) gentileza de aceptar que son personas muy distintas, que cada quien tendrá una opinión sobre qué es una emergencia, qué es acoso, etcétera”.  En este grupo, se encuentra la titular del Instituto Municipal de las Mujeres de Guadalajara, Malena García, quien las orienta para que conozcan dónde pueden denunciar y los teléfonos de emergencias, entre otras medidas. 

Guadalupe Ramos, coordinadora del Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer (Cladem) en Jalisco, recordó que ayuda a tener acompañamiento en los trayectos, “todas las chicas cuando toman algún Uber, o van en un camión, mandan su ubicación y las demás van siguiéndola, preguntan que cómo va, si no ve nada raro”.

Las aplicaciones de protección

Botón de pánico

Es una aplicación de la Fiscalía para agilizar la comunicación entre los usuarios y los servicios de emergencia atendidos desde el número 911.

El botón es compatible con todos los dispositivos. Tras descargarse tiene dos opciones de alerta: silenciosa, donde el usuario presionará el botón sin generar una llamada al 911, pero el centro de emergencias recibirá la geolocalización del usuario; y otra, donde el ciudadano acciona el botón y selecciona la opción de comunicarse al 911 y ofrece detalles de la emergencia. El personal de emergencias tendrá la información de la geolocalización y dará seguimiento a la misma.

Se puede descargar e instalar la aplicación en su celular desde Google Play o Apple Store bajo el nombre de Botón de Pánico Jalisco.

Debe llenar el formulario de registro y proporcionar los datos necesarios para identificarse al momento que solicite un servicio de emergencia.

Una vez realizado el registro le llegará un SMS con un código de activación de cuenta y así poder iniciar sesión.

Al iniciar sesión por única vez podrá hacer uso del botón cuando lo requiera.

Vive Segura

El Instituto Jalisciense de las Mujeres cuenta con una aplicación móvil, denominada Vive Segura Jalisco, diseñada para identificar la violencia que se vive en pareja.

Envía al botón de pánico de la Fiscalía General del Estado para su descarga, direcciona a un test para que midan la violencia psicológica, física y sexual que viven.

Además, abre el directorio de instituciones públicas y asociaciones que brindan atención con servicios, domicilio y horarios disponibles, con mapa digital.

También tiene tips para prevenir violencia en la vía pública, ya sea en el carro, transporte o caminando y tips de acción en caso de vivir violencia en el hogar. 

Calle sin Acoso

Actualmente los grupos de WhatsApp están saturados. Por eso la organización Calle sin Acoso pide solicitar el ingreso a través de su página de Facebook. Allí dan la orientación para acceder a los grupos de autoprotección.

bSafe

Citlalli Murillo, del Colectivo Calle sin Acoso, informó que después de bajar varias aplicaciones de seguridad personal para realizar traslados en la ciudad, actualmente utiliza bSafe, a través de la cual otra persona de su confianza puede estar al pendiente de su recorrido.

“Tiene un botón de pánico con una opción, que no he encontrado en otra aplicación, que es la de ‘Sígueme’. Le pones ahí ‘Sígueme’ y en la pantalla se hace el recorrido y le avisa por medio de un mensaje de texto a la otra persona que te está siguiendo, y ya cuando llegas a tu destino envía otro aviso, le llega el mensaje de texto de que todo está bien”. 

Calles, paradas de camión y parques, los más inseguros 

Los sitios donde las mujeres se sienten más acosadas en los ocho municipios en donde se emitió la Alerta de Violencia contra las Mujeres, son las calles, transporte público, paradas de camión y, por último, los parques. 

Las paradas de autobuses contarán con mejor iluminación, cámaras de vigilancia que estarán vinculadas al C5. EL INFORMADOR/Archivo

“El acoso en las calles es más común en Tlaquepaque, seguido de Zapopan, Guadalajara y Tonalá”, reveló el Estudio de Percepción sobre la Violencia Comunitaria que realizó el Instituto Jalisciense de las Mujeres y dio a conocer este año.
 
En la encuesta, la mayoría de las mujeres contestó que el acoso en su colonia es algo común. 

“El principal problema son las miradas lascivas y degeneradas, seguidas por silbidos, besos y jadeos, piropos, (entre otros).  Y, por último, violación”. 

Seis de cada 10 respondió que en el último año había vivido cuando menos una experiencia de violencia comunitaria en su barrio. El 71% dijo que caminar por las calles representa un grado de inseguridad: 24% se siente muy inseguras al caminar por las calles de su colonia y 47%, algo inseguras. 

Los municipios en donde las mujeres se sienten más inseguras en las paradas del camión son El Salto, Ameca, Tonalá, Tlajomulco, Puerto Vallarta y Guadalajara. En este último, el segundo sitio más inseguro son los parques. 

En Puerto Vallarta, Tonalá y Tlajomulco, los espacios más inseguros son los lotes baldíos. 

Los municipios en donde las mujeres se sienten muy inseguras en sus calles son Tlaquepaque y Tonalá. 

LEE TAMBIÉN: ONU Mujeres reconoce importancia de tipificar el acoso callejero

Las principales razones de inseguridad  son por los robos, asaltos y por la presencia de pandillas. 

Además, siete de cada 10 mujeres de Tlaquepaque, Zapopan y Guadalajara consideraron que la casa es el lugar en donde sufren mayor violencia. 

En Tonalá, Tlajomulco y Puerto Vallarta, tres de cada 10 señalaron que el mayor lugar en donde se vive violencia es en las calles. Denunciaron que los insultos, seguido de los golpes y empujones, así como de las humillaciones, son mayormente los casos de  violencia que  viven en su colonia. 

Alistan 30 parabuses “seguros”

A partir de noviembre, la Agencia Metropolitana de Seguridad iniciará la intervención de 30 parabuses ubicados en diferentes puntos de la metrópoli, con el objetivo de convertirlos en espacios seguros, como parte de las medidas para prevenir la violencia comunitaria.
 
El titular de la Agencia, Marco Valerio Pérez Gollaz, informó que actualmente se trabaja en la política pública y protocolos a implementar, el desarrollo de la imagen de los parabuses y los acuerdos con la concesionaria. Estos espacios contarán con mejor iluminación, cámaras de vigilancia que estarán vinculadas al C5 (centro de vigilancia que construye la Fiscalía de Jalisco), y habrá publicidad sobre campañas de prevención.
 
Entre los puntos a contemplar se encuentra el espacio de 53 hectáreas de Ciudad Creativa Digital, como parte del proyecto de mejoramiento urbano de la zona del Parque Morelos. 

Además, se mejorará la imagen de seis puentes peatonales, principalmente los ubicados en preparatorias y centros universitarios, señalados como inseguros.  

Como parte de esta estrategia anunciada en días pasados, la Agencia presentará una propuesta a los municipios metropolitanos para perseguir el acoso callejero como falta administrativa. 

El caso de Giovanna Gómez

Hace más de un año, Giovanna Gómez presentó una denuncia ante la Unidad Especializada en la Investigación de Delitos Cometidos contra las Mujeres, tras haber sido víctima de acoso en el transporte público; sin embargo, a la fecha continúa en investigación. 

Este caso se hizo viral en las redes sociales, luego que la joven compartiera fotos y videos del día en que ocurrieron los hechos, cuando un pasajero de nombre Armando Rodríguez le tocó un pecho. La publicación fue compartida más de 20 mil veces. 

“Hace dos meses me citaron en la Fiscalía, se suponía que me iban a encarar con la persona, pero no llegó. Hay un problema horrible con nuestro sistema de justicia porque están mal coordinados todavía con relación al código rosa. No saben cómo manejar todavía este tipo de procesos”. 

Aunque se levantó la denuncia por el delito de atentados al pudor, Giovanna comentó que ese día regresaron su expediente al Centro de Justicia para la Mujer, “me dijeron que para empezar no tenían que haber enviado (de este último) el expediente a la Fiscalía, y que no tenían (por qué encararlos)”. 

En este mes deberá regresar para continuar el proceso: “Yo siento que no ha avanzado nada”. 

Cuando Giovanna presentó la denuncia, el delito de atentado al pudor se mantenía en el Código Penal de Jalisco. De acuerdo con lo que establecía el Artículo 173, la pena era de tres meses a tres años de prisión. 

En días pasados, este medio publicó que los diputados aprobaron una reforma al Código Penal de Jalisco, en la que se eliminó la figura de los llamados “atentados al pudor”, para incrementar las penas en los casos de acoso a mujeres en los que exista tocamiento o manoseo. 

Con las modificaciones realizadas, la pena será de seis meses hasta seis años, y si existe violencia física o psicológica, ésta podrá alcanzar los nueve años. 

 

A pesar de estos cambios, los diputados mantienen en la congeladora otra reforma al Código Penal en la que se propone tipificar el acoso callejero como delito. Desde julio pasado se encuentra en estudio en la Comisión de Puntos Constitucionales.